Partes de un patinete eléctrico

Los patinetes eléctricos están clasificados en la categoría de vehículos de movilidad personal o VMP, dentro de la que también entran los scooter eléctricos. Los principales rasgos distintivo de estos medios de desplazamiento son su funcionalidad, comodidad, seguridad y sostenibilidad medioambiental, resultando por ejemplo ideales para moverse por la ciudad de manera ágil y rápida, sorteando el tráfico con facilidad. Al tiempo, que también evitan los problemas de aparcamiento inherentes a otro tipo de vehículos.

 

Por todo ello, patinetes y scooters son a día de hoy opciones en alza para el desplazamiento individual por la ciudad, comportando su uso tanto ventajas individuales como beneficios para todos, al no provocar las emisiones contaminantes características de los vehículos que se abastecen con combustibles fósiles.

partes patinete electrico

¿Cómo funcionan los patinetes eléctricos?

Los patinetes eléctricos funcionan a través de un motor que es alimentado por una batería eléctrica, estando todo el sistema regulado por un controlador de voltaje que modula la velocidad y la potencia. Mientras que gracias a la transmisión la energía que genera el motor es trasladada hacia las ruedas.

Componentes de un patinete electrico

La DGT establece que un patinete o scooter eléctrico es todo aquel dispositivo de transporte compuesto por manillar y dos ruedas que es propulsado exclusivamente por motores eléctricos. Opcionalmente puede incorporar sillín, y aunque no resulta obligatoria ni la matriculación ni contar con un seguro, sí que se exige estar en disposición de un certificado de circulación que acredite que su diseño y características no suponen un peligro para los viandantes y otros conductores. Las partes constitutivas del patinete eléctrico son:

Sistema de motorización

Los VMP pueden incorporar un motor eléctrico de formato brushed con escobillas o brushless sin ellas, resultando igualmente en cualquiera de los casos un componente clave para el funcionamiento de patinetes eléctricos y scootter, ya que tiene como cometido procesar y transmitir hacia las ruedas la energía eléctrica.

Entre sus grandes ventajas con respecto a los sistemas de motorización de otros vehículos destacan su alta fiabilidad, eficiencia y rendimiento, resistiendo además bastante bien el desgaste. Asimismo, estos tipos de motores tampoco tienen grandes necesidades de mantenimiento, con todo lo que estas implican en visitas al taller y gastos.

 

Frenos

Es el elemento clave para la operatividad y la seguridad al encargarse de desacelerar y detener el dispositivo. Los frenos pueden ser de tipo tambor o disco (una modalidad esta semejante a la de los automóviles), y en cualquiera de los casos funcionan por fricción. Así, cuando se acciona el mecanismo de freno desde el manillar una superficie en movimiento como el disco o tambor contacta con otra estática para frenar el vehículo.

Batería

Los patinetes como otros VMP pueden incorporar una o varias baterías para el acopio de la energía que se necesita para que funcione el sistema. El material más habitual de las baterías era hasta hace poco tiempo el plomo ácido, pero hoy en día se han ido sustituyendo por el Ion-Litio que aporta más ligereza y duración. La potencia medida en Watios suele estar en torno a los 250W. Son recargables y su vida útil se sitúa como promedio en los 500 ciclos de carga.

 

Transmisión

El sistema de transmisión tiene la importante misión de trasladar a las ruedas la energía del motor. Pueden operar de tres formas: por cadena, por transmisión directa, o por correa.

Ruedas

Los patinetes eléctricos que hay actualmente en el mercado incorporan dos modalidades de neumáticos: los de cámara interna y los carecen de ella. Los más extendidos son los primeros, ya que ofrecen una mayor estabilidad y un mejor agarre gracias a su gran grosor, que suele frisar las 10 pulgadas. Mientras que las ruedas sin cámara aportan como gran ventaja comparativa una vida útil más elevada, aunque por su uso más marginal en muchos modelos de VMP resulta más difícil encontrar recambios.

Amortiguación

Para que montar un patinete eléctrico sea más confortable y versátil es casi imprescindible que incorpore algún sistema de amortiguación. No todos los modelos lo incorporan y algunos lo hace sólo en su parte delantera y con sistema muy básicos lo cual limita enormemente su usabilidad, cualquier pequeño bache, irregularidad o barrera se convierte en insalvable sin una buena suspensión.

Controlador

El controlador está ubicado en el manillar y su cometido es el de aumentar o reducir la velocidad a la que se desplaza el patinete eléctrico. Puede ser totalmente manual o incorporar funciones de velocidad de crucero preestablecidas.

Display

Es el sistema que transmite información en tiempo real sobre parámetros como velocidad, nivel de batería, conexión bluetooth…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *